SALONES NORDICOS

Los salones nórdicos están de plena actualidad ✅ Descubre nuestros salones nórdicos al mejor precio ✅ Financia sin intereses la compra de tu salón nórdico.

Los salones de estilo escandinavo están de plena actualidad a la hora de decorar la zona de estar de la casa. Un salón nórdico se caracteriza por el uso de materiales naturales y acabados blancos, y en el que la luminosidad de la estancia tiene un papel principal.

Si quieres crear un espacio minimalista y luminoso, pero al mismo tiempo acogedor; los salones nórdicos están pensados para ti. Descubre nuestra selección de salones de estilo nórdico y elige el que mejor se adapte a tus posibiliaades.

Características de los Salones Nórdicos

Para conseguir estancias elegantes, prácticas y sencillas, el estilo nórdico es la mejor opción. Este estilo, tambiém conocido como estilo escandinavo, es un modelo de combinación y decoración de interiores que goza de gran popularidad en los últimos años. Es fácil de identificar por su sencillez, funcionalidad y claridad. 

Los salones nórdicos y la decoración escandinava en general tiene su origen en los países del norte de Europa: Suecia, Dinamarca y Noruega. De allí el motivo de su sencillez, su conexión con la naturaleza y la gran presencia de materiales textiles.

Los salones nórdicos o salones de estilo escandinavo destacan por su nivel de iluminación, minimalismo y la amplitud que se observa entre sus paredes. Son salones sencillos y austeros, pero llenos de creatividad y vida. De manera se distinguen por poseer una combinación de colores y texturas que logra transmitir armonía y tranquilidad en la estancia.

Elementos distintivos de los salones nórdicos

Existe una serie de objetos, características y patrones que son necesarios para conseguir un salón de estilo nórdico. Por muy sencillos y básicos que parezcan, cada elemento que se agregue a cualquier salón puede hacer una enorme diferencia.

Iluminación, claridad y amplitud

Un salón nórdico debe ser suficientemente claro e iluminado, para generar la percepción de amplitud sin importar su tamaño. Lo ideal es incorporar en ellos diversas fuentes de luz artificial y dejar entrar la mayor cantidad de luz natural que sea posible.

Para sacar provecho de la luz solar es recomendable que las ventanas sean amplias, con vidrios transparentes y marcos pequeños. Y, para no perder esta característica después de anochecer, lo ideal es que se incorporen focos y lámparas por toda la habitación.

A este alto nivel de iluminación se le añade la presencia de objetos claros y paredes pálidas. Los salones nórdicos se componen de diversos objetos que contrastan con sus blancas paredes.  Es decir, la palidez que presenta en su base, se fusiona armoniosamente con los objetos y muebles que lo componen.

Muebles y objetos de madera

El contraste se presenta entre el blanco base y los muebles de madera con barniz oscuro expreso o madera clara. Independiente a esta combinación, la madera juega un papel protagonista en este estilo. Un salón nórdico destaca por la presencia de la naturaleza, unos  toques naturales entre la sencillez de su decoración, hacen la diferencia. 

La madera es la materia prima de todos los muebles que componen un salón al estilo nórdico. Desde aparadores para vajillas o mesas de TV, hasta mesas de comedor o mesas de centro. Todos estos objetos ofrecen elegancia y contraste en el salón.

Los muebles se caracterizan por ser sencillos, bajos y de formas geométricas. Nada extravagante debe perturbar la armonía reinante en un salón nórdico. El minimalismo y la funcionalidad son objetivos clave a la hora de lograr una decoración de este tipo: en otras palabras, ningún mueble que no sea útil tiene cabida en el salón ya que se huye de sobrecargar la estancia. 

Algunos objetos que sí deben estar presentes y que son imprescindibles para todo salón son las mesas y sillas de comedor, los muebles de TV, mesas de centro, aparadores, librerías o cualquier otro mueble de almacenaje. Todos estos muebles son funcionales, aportan a la decoración y sirven para ordenar objetos diversos. Por lo tanto, promueven el minimalismo, el orden y la elegancia en toda la habitación.

Armonía y elegancia

La armonía de los salones nórdicos se consigue en la combinación de texturas y colores en su diseño. El estilo nórdico está ligado al frío desde sus orígenes, por ello, la presencia de productos textiles es imprescindible. Mantas, cortinas, alfombras y cojines, todos en perfecta armonía de colores y conexión con la naturaleza. Estos productos suelen ser de pieles sintéticas o lana, pero la elegancia también puede presentarse mediante patrones o estampados geométricos.

Los colores en un salón nórdico suelen ser pálidos. Sin embargo, siempre necesita de objetos distintivos que le brinden colores llamativos. La armonía se mantiene en la medida que estos objetos poseen una paleta de colores combinables. Los colores ideales en un salón de estilo escandinavo son aquellos que representan a la naturaleza, como  el azul, verde, marrón y  arena. Debe mencionarse también que, la presencia de plantas y flores decorativas son tan importantes como el de la madera misma.

Se puede conseguir un estilo elegante y amplio al combinar la palidez de las paredes con objetos oscuros como portarretratos, muebles o sencillos adornos. El minimalismo no es ausencia de decoración, sino saber elegir los detalles precisos que logren destacar en la habitación.

Beneficios de decorar con estilo nórdico

Los salones nórdicos se han vuelto populares en todo el mundo por lo prácticos, cómodos y bonitos que pueden llegar a ser.  

Sin embargo, existen otros beneficios que pueden obtenerse al decorar bajo sus parámetros. Entre ellos están:

1. Da la sensación de mayor amplitud.

2. Saca un mejor provecho de la luz natural. 

3. Incentiva la remodelación de objetos viejos de madera.

4. Los salones están llenos de energía natural y aportan una sensación de tranquilidad.

5. Evita la acumulación de objetos y la sobrecarga de los espacios.

Los salones nórdicos son el estilo ideal para las personas ordenadas, perfeccionistas y que disfrutan con la armonía.  

La sencillez, funcionalidad y elegancia de estos salones los convierten en uno de los estilos más buscados para nuestros hogares. Los salones nórdicos son sencillos, cómodos y sobre todo armoniosos. Un oasis de paz y calma dentro de tu hogar.